AVIVAMIENTO DEL ESPÍRITU SANTO.

Isaías 33:6 Y reinarán en tus tiempos la sabiduría y la ciencia, y abundancia de salvación; el temor de Jehová será su tesoro.

Padre, tú reinas sobre todos, despliega tu gloria sobre México, y muéstranos tu salvación, amor y poder. ¡Salva a tu pueblo, dormido y oprimido! Oh Dios, haznos volver en sí, para correr a ti; que tu rostro brille sobre nosotros y que la revelación de Jesucristo sea a millones; para que no perezcan eternamente.

Isaías 44:3-4 Porque yo derramaré aguas sobre el sequedal, y ríos sobre la tierra árida; mi Espíritu derramaré sobre tu generación, y mi bendición sobre tus renuevos; 4 y brotarán entre hierba, como sauces junto a las riberas de las aguas.

Derrama de tu agua espiritual para calmar la sed del corazón, que tu Espíritu sople sobre tu iglesia y sobre cada mexicano; que a la manifestación de tu presencia, corran familias y pueblos enteros a ti; iluminados con la salvación de Jesucristo. ¡Que millones invoquen tu Nombre! ¡En Cristo Jesús, amén!

Hechos 2:17-18 Y en los postreros días, dice Dios, Derramaré de mi Espíritu sobre toda carne, Y sus hijos y su hijas profetizarán; sus jóvenes verán visiones, y sus ancianos soñarán sueños; 18 Y de cierto sobre mis siervos y sobre mis siervas en aquellos días Derramaré de mi Espíritu, y profetizarán. Joel 2:28-29. Jn. 3.16-17.

Espíritu Santo, cae sobre tus hijos de manera poderosa como lo hiciste en Pentecostés. ¡Necesitamos un avivamiento, una visitación del cielo! Comienza conmigo, atráeme a ti, a tiempos de oración y de clamor; y lléname de tu fuego. Hazme una antorcha encendida, que salga a proclamar a las ciudades y a los pueblos, cuanto amas a los mexicanos, y que Cristo murió por sus pecados para darles vida eterna. Sal. 65.4. 

Proverbios 16:15 En la alegría del rostro del rey está la vida, Y su benevolencia es como nube de lluvia tardía.

Padre es tu deseo que todos seamos salvos, vivifica a los mexicanos muertos espiritualmente, que nazcan de nuevo, y reciban la salvación y la vida eterna, por la fe en Cristo Jesús. 1 Pe. 1.23-25, Lc. 15.7. 

Hechos 11:15-18 Y cuando comencé a hablar, cayó el Espíritu Santo sobre ellos también, como sobre nosotros al principio. 16 Entonces me acordé de lo dicho por el Señor, cuando dijo: Juan ciertamente bautizó en agua, mas ustedes serán bautizados con el Espíritu Santo. 17 Si Dios, pues, les concedió también el mismo don que a nosotros que hemos creído en el Señor Jesucristo, ¿quién era yo que pudiese estorbar a Dios? 18 Entonces, oídas estas cosas, callaron, y glorificaron a Dios, diciendo: ¡De manera que también a los gentiles ha dado Dios arrepentimiento para vida!

Señor Jesús, que cuando prediquemos tu evangelio, el Espíritu Santo ilumine a los que escuchen, como en Pentecostés. Bautízalos con tu Espíritu Santo, tú no haces diferencia de raza, género, edad, o lenguaje, tu otorgas el don a todos los que creen en el Señor Jesucristo y reciben el privilegio de arrepentirse de sus pecados, ser limpiados con la Sangre del Cordero y recibir la vida eterna. ¡En Cristo Jesús! Ap. 2.4-5, 3.19-20.

Hechos 11:21-24 Y la mano del Señor estaba con ellos, y gran número creyó y se convirtió al Señor. 22 Llegó la noticia de estas cosas a oídos de la iglesia que estaba en Jerusalén; y enviaron a Bernabé que fuese hasta Antioquía. 23 Este, cuando llegó, y vio la gracia de Dios, se regocijó, y exhortó a todos a que con propósito de corazón permaneciesen fieles al Señor. 24 Porque era varón bueno, y lleno del Espíritu Santo y de fe. Y una gran multitud fue agregada al Señor.

Señor, prepara un pueblo bien dispuesto, lleno del Espíritu Santo y de fe, para ser instrumentos de la manifestación de tu presencia, y que ocurran milagros, sanidades, liberaciones a la predicación de tu evangelio. 2 Cor. 3.6. 

Habacuc 3:2-3 Oh Jehová, he oído tu palabra, y temí. Oh Jehová, aviva tu obra en medio de los tiempos, en medio de los tiempos hazla conocer; en la ira acuérdate de la misericordia. 3 Dios vendrá de Temán, y el Santo desde el monte de Parán. Su gloria cubrió los cielos, y la tierra (mexicana) se llenó de su alabanza.

¡AVÍVANOS SEÑOR! ¡VIVIFICA A MÉXICO!

Categorías: Oraciones