OREMOS AL PADRE POR NUESTRO MÉXICO. Mt. 6:9-13

  • Padre nuestro que estás en los cielos, santificado sea tu nombre: Padre, tu nombre sea exaltado, alabado y glorificado en todo México, por todos los mexicanos. Declaramos que eres el Creador de este maravilloso país, donde nos colocaste en esta hora, para un fin glorioso. Desde este territorio alzamos nuestra voz a ti, exaltando tu santo nombre. Tú eres digno, todopoderoso, bueno y misericordioso, te amamos y te necesitamos.
  • Venga tu reino: Padre, queremos que tu reino de justicia, paz y gozo, se establezca en México. Ro. 14.15. Tú eres el único que puede traer vida en medio de nuestras dificultades. Señor Jesús, tú eres Rey de reyes y Señor de señores; visita este país y establece tu salvación y tu gobierno de amor, y reconciliación en el corazón de cada mexicano y mexicana.   
  • Hágase tu voluntad, como en el cielo, así también en la tierra: Señor, tú ya diseñaste un plan perfecto para cada habitante de este país y para la nación entera. Que tu voluntad y no otra, sea la que se lleve a cabo en el territorio nacional. ¡Tu voluntad es prosperarnos, sanarnos, liberarnos de toda esclavitud, al crecer en el conocimiento de tus planes! 3 Juan 2. Revela a Jesús a cada corazón, para volvernos a ti, y no conformarnos más a las circunstancias que estamos viviendo; sino que las transformemos, cambiando nuestra forma de pensar a la tuya; para que con fe y esperanza, actuemos y experimentemos tu buena y perfecta voluntad.  
  • El pan nuestro de cada día, dánoslo hoy: Te pedimos alimentos suficientes en la mesa de cada familia, de cada persona. Que la maldición de la pobreza y la desnutrición desaparezcan de México, por Jesucristo.                                                                          
  • Perdónanos nuestras deudas: Perdona las divisiones, los pleitos, los desacuerdos, los pecados contra el prójimo. Perdona la violencia intrafamiliar, el abuso a las mujeres y a los que no pueden defenderse. Perdona la corrupción, la violencia en las calles, los crímenes, los robos, los asaltos (pide perdón como mexicano la maldad que se practica en nuestro país y por tus propios pecados). Te pedimos que nos perdones como personas y como país. Que la Sangre preciosa de Cristo, nos limpie de toda maldad. ¡Trae un arrepentimiento verdadero a cada habitante, en el Nombre de Jesús! 1 Juan 1.6-9.
  • Cómo también nosotros perdonamos a nuestros deudores: Padre, decidimos perdonar a todos nuestros agresores. Como individuos y como país, perdonamos las amenazas, las intimidaciones, las acusaciones, las calumnias, las traiciones, el abandono, el desprecio y la incomprensión de los demás. Perdonamos los robos, y todas las injusticias cometidas en nuestra contra (menciona las personas que traiga a tu mente el Espíritu Santo). Decido perdonar y liberar a los ofensores; como tú has perdonado todos mis pecados.
  • Y no nos metas en tentación, más líbranos del mal: Padre, tu Palabra dice que nos das fuerza para no ceder a la tentación, y resistirnos a no hacer lo malo. 1 Corintios 10.13. ¡Rescátanos de los engaños y mentiras del maligno! Fortalécenos, para ser librados de toda forma de esclavitud. Pedimos tu intervención para que cada niño y joven invoque tu Nombre y sea salvo de la tentación al alcohol, las drogas, la pornografía, a la promiscuidad sexual y al abuso en todas sus formas. ¡En el Nombre de Jesús, líbralos!
  • Porque tuyo es el reino, y el poder, y la gloria, por todos los siglos. Amén: Te amamos, te exaltamos, te adoramos, no hay nadie como tú en majestad y poder; te damos las gracias por responder a nuestras oraciones. Dirígenos a orar POR MÉXICO, para que tus planes para los mexicanos se lleven a cabo. ¡Visita México! En el Nombre de Jesús, amén.

Categorías: Oraciones