OREMOS POR LOS HUÉRFANOS Y LAS VIUDAS.

  • Padre, tu amas a los niños y a las niñas, y tu deseo es que al nacer, cada ser humano sea recibido por una familia con padre y madre. Sin embargo esto no sucede, y miles sufren la orfandad en diversos grados. Te pedimos hoy por cada huérfan@, levantamos sus vidas ante ti, para que sean amados, protegidos y provistos sobrenaturalmente, en cada una de sus necesidades. Lc. 18.16
  • Señor, recorre el territorio nacional y levanta a muchas personas con corazones dispuestos a ayudarlos y a bendecirlos. Que sus familiares sean movidos a misericordia y los cuiden; tomando parte activa en su provisión y educación, sin menoscabo de su dignidad, sin menospreciarlos o rechazarlos.
  • Te pedimos por los niños cuyos padres ya fallecieron o los abandonaron. Por los huérfanos del SIDA, y por los niños que fueron contagiados desde el vientre. ¡Sánalos, en el Nombre de Jesús!
  • Por los huérfanos de la violencia y los desastres naturales. Por los que quedaron sin padre o madre en virtud de su pobreza; y emigraron a Estados Unidos. Despierta a los padres y madres que están lejos, a comunicarse regularmente con sus hijos, y proveerles.  
  • Por los huérfan@s abusados y maltratados por padrastros, madrastras, hermanos mayores y medios hermanos. ¡Sosténlos, ampáralos y defiéndelos, en el Nombre de Jesús!
  • Por los niños de la calle, y por los que tienen que cuidar a otros menores que ellos. Guárdalos de pleitos callejeros, drogas, accidentes, embarazos precoces y enfermedades de transmisión sexual. Protégelos de la maldad y de los malvados traficantes de órganos y de personas.
  • Padre, incrementa los programas de ayuda a nuestra niñez, que cada niño y niña tengan acceso a la salud, la nutrición y la educación. Que no sean explotados laboralmente en el ambulantaje, en el trabajo agrícola, pero sobretodo que no los exploten sexualmente. ¡Padre, a ti clamamos por cada uno de ellos!
  • ¡Señor Jesús visita a los niños cuando duermen, revélate a ellos desde temprana edad, que puedan tomarse de tu mano, para no sentir temor, terror, abandono, rechazo y soledad.  Jer. 49.11.
  • ¡Saca a México de la maldición de la orfandad! Padre, perdona la irresponsabilidad de miles de hombres que han engendrado hijos, y ni siquiera han querido conocerlos; renunciando a su paternidad legítima.
  • ¡Estamos avergonzados de tanta maldad cometida contra la niñez, perdónanos! Trae un arrepentimiento genuino a cada padre o madre que haya hecho esto, y guíalos a que se reconcilien con sus hijos, y puedan perdonarse mutuamente.
  • Te damos muchas gracias por las abuelas y abuelos que están fungiendo como padres de sus nietos. Ayúdalos a ponerse de acuerdo con la madre o el padre, para no confundir a los niños en cuanto a la educación y la disciplina.
  • Padre, clamamos por los millones de madres solteras, viudas o divorciadas, que tienen que sacar adelante sus hijos ellas solas. Proveeles de fuerza y gracia sobrenatural, y que sus hijos las honren y las ayuden. Bríndales oportunidades laborales en horarios flexibles y revélate a ellas como Padre y esposo.
  • Padre, tu corazón es lo suficientemente grande para amar a cada ser humano individualmente. Que cada mexicano con sentimientos de orfandad; te pida que seas su Padre, de manera que tu amor sea derramado abundantemente a su corazón, por medio de Jesucristo y de tu Espíritu Santo. 
  • Romanos 5:5 (RVR1960) Y la esperanza no avergüenza; porque el amor de Dios ha sido derramado en nuestros corazones por el Espíritu Santo que nos fue dado.
  • Padre que los hijos e hijas que están resentidos con sus progenitores, los perdonen de corazón, para que se desactive la rebeldía, el rechazo, el enojo, el odio y la amargura; que vean en ti Señor Jesús, el camino al amor del Padre, que sanará sus heridas. ¡Úsanos para hablarles de tu amor! Jn. 3.16.
  • Salmos 68:5-6 Padre de huérfanos y defensor de viudas es Dios en su santa morada. 6 Dios hace habitar en familia a los desamparados.

Juan 1:11-13 A lo suyo vino, y los suyos no le recibieron. 12 Mas a todos los que le recibieron, a los que creen en su nombre, les dio potestad de ser hechos hijos de Dios; 13 los cuales no son engendrados de sangre, ni de voluntad de carne, ni de voluntad de varón, sino de Dios.

Categorías: Oraciones