ADULTOS DE 30 A 45 AÑOS.

Padre, hoy oramos por los adultos jóvenes de este país, mujeres y hombres entre 30 y 45 años; que están en la etapa mas productiva de sus vidas, porque poseen la fuerza de la juventud, sumada a la experiencia. ¡Qué puedan conocerte, para dar lo mejor de sus talentos, a ti, a sus familias y a la sociedad!

Señor, dales la revelación de tu Persona y de tu Palabra, muéstrales que Tú les haces falta; sácalos del egoísmo materialista y de la autosuficiencia, por con buenos ingresos y muchos distractores: Entretenimiento, moda, viajes, fiesta…, etc. Sácalos de la trampa del mundo consumista, y añádeles la fuerza que solo brinda tu sabiduría, para virar su rumbo a lo que es significativo y de largo impacto. Pr. 24.5.

Señor, que aprovechen su soltería para conocerte y servirte, dando lo mejor de sí a ti y a la sociedad. Que descubran su propósito de vida, la razón por la cual existen, de acuerdo a tus planes y propósitos. Efesios 2.10.

Pedimos que quienes anhelan conformar una familia y criar hijos, encuentren al cónyuge idóneo, se casen y establezcan relaciones comprometidas y duraderas conforme a tu plan. Y quienes ya fracasaron en esta área, tomen su responsabilidad como padres o madres y con tu ayuda, rehagan su vida. Ef. 5.21-33.

Devuélveles sus sueños y anhelos: Restaura en los varones el espíritu de conquista, valentía y liderazgo con el cual los diseñaste. Levanta mujeres sabias, confiadas, capaces de vivir todos sus roles de forma plena y equilibrada.

Saca a muchos de estos adultos jóvenes de la esclavitud a vicios diversos como el alcohol, la droga, el juego, la pornografía; y a condiciones como la flojera, la apatía, la depresión o el desempleo.

Sana sus heridas del pasado, los efectos de los problemas familiares que vivieron en su infancia y que los dejaron marcados: Divorcio, abandono, orfandad, abusos diversos. Que tu amor paternal los sane de toda rebeldía a la autoridad y de la indiferencia a lo que has establecido. ¡Revélate a ellos! Juan 3.16.

Perdona a la generación anterior a ellos, por el mal ejemplo que les dimos. Restáurales la esperanza de un futuro mejor, con tu presencia en sus vidas.

Padre: Esta es la primera generación que estudió con herramientas informáticas, y la última en usar las tradicionales. Su niñez, adolescencia, y vida como adulto joven, ha sido perjudicada por las crisis económicas, la inseguridad, la ausencia de padres y la degradación moral y de valores de la sociedad actual.

Libéralos de la frustración de haber estudiado una carrera, y aun una maestría; y no encontrar espacios bien remunerados donde desempeñarse. Ayuda a los emprendedores independientes a no ser ahogados por las compañías transnacionales, la corrupción o la extorsión.

Padre: Sácalos de la impaciencia, la rebeldía y el enojo hacia cualquier figura de autoridad; por los malos ejemplos y la poca credibilidad que les dejamos. ¡Despiértalos! Que puedan reconocer su necesidad de ti. Revélales el gran amor que les tienes. Afírmalos en tu amor incondicional y en su identidad de hij@s tuyos; y muéstrales su herencia y destino en Cristo Jesús.

Padre, declaramos victoria en la vida de cada adulto joven, les bendecimos, que el Espíritu Santo los guíe a la verdad, que sean redimidos en cada área de su vida; y que la fuerza y el potencial con que cuentan, sea aprovechado al máximo, para bien de su familia, la sociedad y ellos mismos.

Visítalos, dales sueños y hazlos los mejores padres y madres de la siguiente generación de mexicanos, de conformidad a tus principios y a tu Palabra. 

Padre: Declaramos derrotado al enemigo de sus vidas. Echamos fuera todo engaño y mentira respecto a Dios y su amor por ellos. Atamos la depresión, el temor, el rechazo, la baja autoestima, la ira, la rebeldía y el cinismo. Hablamos nuevos comienzos para todos ellos, en Cristo Jesús, amén. 

1 Timoteo 4:12 Ninguno tenga en poco tu juventud, sino sé ejemplo de los creyentes en palabra, conducta, amor, espíritu, fe y pureza.

1 Juan 2:14-15 Les he escrito a ustedes, padres, porque han conocido al que es desde el principio. Les he escrito a ustedes, jóvenes, porque son fuertes, y la palabra de Dios permanece en ustedes, y han vencido al maligno. 15 No amen al mundo, ni las cosas que están en el mundo. Si alguno ama al mundo, el amor del Padre no está en él.

Categorías: Oraciones