POR EL HERMOSO SURESTE.

Deuteronomio 8:7 Porque Jehová tu Dios te introduce en la buena tierra, tierra de arroyos, de aguas, de fuentes y de manantiales, que brotan en vegas y montes.

Padre, ponemos ante ti, al sureste de México, a los estados de Campeche, Tabasco, Quintana Roo y Yucatán. Te pedimos por cada uno de sus habitantes, que te conozcan personalmente, y sean salvos.

Que cada niño y niña tenga una escuela y alimentación adecuada. Que siga creciendo el empleo formal, las inversiones del gobierno en proyectos de desarrollo, y el valor agregado a los recursos naturales con que cuentan: Café, palma aceitera, cacao, plátano, caña de azúcar; lo forestal, la ganadería, la porcicultura, pesca y apicultura. 

Señor, envíales recursos para restaurar bosques, selvas y mares territoriales. Que el sector turismo y servicios crezca de manera ordenada y sustentable, respetando el manglar, el medio ambiente, la diversidad biológica y la riqueza cultural de cada pueblo.

Reactiva la economía del sector energético, del cual depende gran parte del producto interno bruto de Tabasco y Campeche.

Fortalece la actividad de las empresas pequeñas y medianas, y otórgales  proyectos industriales y tecnológicos, que saquen a la región de la situación crítica en que se encuentra.

Padre, mejora la competitividad de la región con el resto del país, a través de conectividad y logística de transporte, infraestructura y energía limpia.

Te pedimos protección sobrenatural para los 1,150 kilómetros de la frontera sur de México. Guárdanos de las bandas delicuenciales, y ayúdanos a contar con un control migratorio que respete derechos humanos, las leyes y evite la tragedia migratoria.

Bendecimos a los estados de Campeche, Tabasco, Yucatán y Quintana Roo, y a sus gobernantes con tu presencia, con seguridad, paz, sabiduría, gracia y todos tus recursos espirituales. ¡Tu Sangre guardándolos!   

Oramos por las familias, por tus hijos e hijas y por la iglesia de Jesucristo en todos estos estados. ¡Trae un avivamiento y la cosecha más grande de almas que se haya llevado a cabo! ¡En el Nombre de Jesús, amén!

Salmos 128 (RVR1960) Bienaventurado todo aquel que teme a Jehová, Que anda en sus caminos. 2 Cuando comieres el trabajo de tus manos, Bienaventurado serás, y te irá bien. 3 Tu mujer será como vid que lleva fruto a los lados de tu casa; Tus hijos como plantas de olivo alrededor de tu mesa. 4 He aquí que así será bendecido el hombre que teme a Jehová. 5 Bendígate Jehová desde Sion, Y veas el bien de Jerusalén todos los días de tu vida, 6 Y veas a los hijos de tus hijos. Paz sea sobre Israel. (Y sobre el sureste mexicano).

Categorías: Oraciones