OREMOS CONTRA EL SUICIDIO.

2 Samuel 22:5-7 Me rodearon ondas de muerte, y torrentes de perversidad me atemorizaron. 6 Ligaduras del Seol me rodearon; tendieron sobre mí lazos de muerte. 7 En mi angustia invoqué a Jehová, y clamé a mi Dios; El oyó mi voz desde su templo, y mi clamor llegó a sus oídos.

¡Padre, venimos a ti en el Nombre de Jesús, a clamar por las vidas de todos aquellos que están en el pozo de la desesperación, sin encontrar salida a sus problemas, y pensando en quitarse la vida. ¡Deténlos Señor! Envíales tu salvación y tu Palabra de esperanza; diles que en ti, en Cristo hay salida.

Ayuda a los miles que están en condiciones emocionales y mentales precarias, llenos de frustración, tristeza, duda, incredulidad, aflicción, angustia y enojo hacia ellos mismos, sus circunstancias, y hacia ti Padre. Libera a los encarcelados en sus propios fracasos y pérdidas; rescátalos del maligno que los atormenta para destruirlos. ¡Alto satanás, en el Nombre de Jesús, hay vida abundante para ellos! ¡Detente destructor, Cristo ya te venció. Juan 10.10.

Padre, te pedimos especialmente por los adultos y ancianos, que se saben abandonados por sus familiares o se ven como gente inútil, por haber sido despedidos, o no poder seguir trabajando. ¡Resplandece en ellos tu esperanza!

Detén el incremento en los suicidios de niñ@s, adolescentes y jóvenes, que es la primera causa de muerte entre los 10 y los 25 años de edad.  Señor Jesús, en tu Nombre vamos en contra de los demonios de depresión, tormento mental y muerte que acosan a miles de prejuveniles; incluso a través de chats, redes sociales, juegos de video, música “dark; y pensamientos y voces que los incitan a matarse. Alerta a sus padres, sobre las influencias negativas a su alrededor. 

Padre, reconcilia las familias, para que se comuniquen entre ellos mejor, se ayuden y traten la depresión crónica y se desenmascare esta puerta falsa.

Señor, revélate y revela tu amor incondicional a todos los que están pensando en quitarse la vida, cualquiera que sea la causa: Rechazo, bullying, enfermedad terminal, dolor físico, pérdida de autonomía, problemas mentales, confusión de género, pobreza, esclavitud, etc. Te encomendamos sus vidas, mándales ayuda urgente. ¡En Cristo Jesús!

Salmos 30:2-3 Jehová Dios mío, a ti clamé, y me sanaste. 3 Oh Jehová, hiciste subir mi alma del Seol; me diste vida, para que no descendiese a la sepultura.

Categorías: Oraciones