CONTRA EL ROBO.

Éxodo 20:15 No hurtarás.

Levítico 19:13a No oprimirás a tu prójimo, ni le robarás.

1 Corintios 6:10-11 ni los ladrones, ni los avaros, ni los borrachos, ni los maldicientes, ni los estafadores, heredarán el reino de Dios. 11 Y esto eran algunos; mas ya han sido lavados, ya han sido santificados, ya han sido justificados en el nombre del Señor Jesús, y por el Espíritu de nuestro Dios.

Padre, pon un alto al robo en México, levantamos un clamor a ti por tantos conciudadanos que han sido y son despojados a diario de sus pertenencias. ¡Defiéndenos de los ladrones y detén la rapiña!

Nos negamos a aceptar que México sea un país de ladrones y saqueadores. Declaramos un alto a esa maldición, a la costumbre de tomar lo ajeno, así sea un chicle. Renunciamos al robo en todas sus formas, con violencia, al atraco de sucursales bancarias, al robo hormiga en comercios y tiendas de autoservicio. Sea detenido el robo de combustibles, tanto en ductos de Pemex, como a clientes en gasolineras.

Atamos al hombre fuerte que roba y asalta traseuntes y casas habitación. ¡En el Nombre de Jesús! sean desmanteladas las pandillas de vándalos que saquean a mayoristas y minoristas, aprovechando manifestaciones y plantones.

Padre, haznos justicia y detén a cabecillas de las bandas de roba coches y auto partes. ¡En el Nombre de Jesús, pedimos tu protección sobrenatural para los automovilistas, los choferes y pasajeros del transporte público y los taxistas!

Cese el robo de bolsos y carteras, portafolios, celulares y documentos. Para el robo en el metro y calles aledañas a las estaciones. ¡En el Nombre de Jesús! Toca el corazón de cada ladrón, para que se arrepienta y se vuelva a ti, y se ponga a trabajar.

Cesa el robo de traileres y camiones en carreteras y caminos del país. Que la policía y la guardia nacional, redoblen sus labores de vigilancia y se detenga a los grupos delictivos. Mi. 7.3.Te pedimos que se levante una cruzada por la honestidad, liderada por el Presidente y por gente de influencia y buen testimonio de los distintos sectores de la sociedad.

Detén los robos de las cosechas en los campos agrícolas y pecuarios de todo el país; a donde entran a saquear las huertas de limones, naranja, aguacate, ganado y otros productos; dejando a los productores sin ingresos y menguados en sus bienes. ¡Pon un alto a todo esto Señor! 

Detén el robo cibernético, de identidad, datos, clonación de tarjetas, etc.  Levanta servidores públicos que no se coludan con los criminales, que hagan su trabajo.

Padre desenmascara a los ladrones de cuello blanco, y a los de la alta burocracia, que hacen fraudes bancarios o desaparecen presupuestos y otorgan trabajos a empresas fantasmas. Sácalos a la luz, en el Nombre de Jesús y recupera los bienes robados.

Padre, que el que hurtaba, no hurte más, sino trabaje, haciendo con sus manos lo que es bueno, para que tenga qué compartir con el que padece necesidad. Abre oportunidades de empleo y negocio a los que no tienen. Ef. 4:28.

Padre, que la población no deje de denunciar el robo y que la autoridad responda, deteniendo a los ladrones y juzgándolos rectamente. Pr. 29.24.

Ten misericordia de todos los que roban, despiértales la conciencia para que se arrepientan y dejen de hacerlo. Que se vuelvan a ti Señor Jesús y reciban la salvación, una nueva vida y el perdón de sus pecados: Porque ¿cuál es la esperanza del impío, por mucho que hubiere robado, cuando Dios le quitare la vida?Job 27.8.

Ez. 33:14-15. Y cuando yo dijere al impío: De cierto morirás; si él se convirtiere de su pecado, e hiciere según el derecho y la justicia, 15 si el impío restituyere la prenda, devolviere lo que hubiere robado, y caminare en los estatutos de la vida, no haciendo iniquidad, vivirá ciertamente y no morirá.

OJO: Si eres creyente y has sido víctima de algún robo, perdona a los ladrones y salte del rencor, el odio y el deseo de venganza. Mc. 11.25.

Declara la protección de la Sangre de Cristo sobre ti y tu familia y tus bienes, en el Nombre de Jesús. Ap. 12.11.

Atamos al ladrón de ladrones, a satanás y a sus espíritus malignos. En el Nombre y por Sangre de Jesús, te vas de México, y no nos tocas. Jn. 10.10.

Gracias Padre por tu protección sobrenatural, de acuerdo al Salmo 91 y al Salmo 23 (decláralos en voz alta con tu familia).   

Ezequiel 45:9 (NTV) Esto dice el Señor Soberano: ¡basta ya, príncipes de Israel! Abandonen la violencia y la opresión, y hagan lo que es justo y correcto. Dejen de estafar a mi pueblo y de robarle su tierra. No los desalojen de sus casas, dice el Señor Soberano.

¡SEÑOR JESÚS, TRAE UN AVIVAMIENTO A NUESTRO MÉXICO!

Categorías: Oraciones