POR LAS FAMILIAS MEXICANAS.

Efesios 3:14-19 Por esta causa doblo mis rodillas ante el Padre de nuestro Señor Jesucristo, 15 de quien toma nombre toda familia en los cielos y en la tierra, 16 para que les dé, conforme a las riquezas de su gloria, el ser fortalecidos con poder en el hombre interior por su Espíritu; 17 para que habite Cristo por la fe en sus corazones, a fin de que, arraigados y cimentados en amor, 18 sean plenamente capaces de comprender con todos los santos cuál sea la anchura, la longitud, la profundidad y la altura, 19 y de conocer el amor de Cristo, que excede a todo conocimiento, para que sean llenos de toda la plenitud de Dios.

Padre, concede a los miembros de cada familia mexicana, fuerza sobrenatural, para vencer toda circunstancia adversa en sus vidas.

Señor Jesucristo, ven a habitar en el corazón de cada familia mexicana, que confíen en ti sin reservas. Permíteles echar raíces en tu amor, para que sea el ancla que los mantenga fuertes y firmes en las tormentas. Danos la comprensión del amor de Cristo, aun cuando sea demasiado grande para entenderlo todo. Llénanos de la plenitud de vida y poder que proviene de ti.

Tu Palabra dice que el que pide, recibe; que el que busca, encuentra; y al que llama, se le abre la puerta. Dale a cada padre, madre, hijo e hija de cada familia mexicana, sabiduría y revelación en el conocimiento de ti, alúmbranos el entendimiento para que sepan que al confesar a Jesucristo como Señor y Salvador tienen el perdón de pecado, la vida eterna, y la identidad de hij@s y hereder@s tuyos.

Señor incluyo en mi oración además de mi familia directa, a mis abuelitos, tíos, primos, cuñados y cuñadas, concuños, suegr@s, padrastros y madrastras, etc. ¡Que todos sean salvos sin excepción! (ORA POR CADA UNO, POR SU NOMBRE, LLÉVALOS ANTE EL PADRE).

No hay padre o madre cuyos hijos les pidan un pescado, y que en su lugar ellos les den una serpiente. Señor, si nosotros siendo malos, sabemos dar buenos regalos a nuestros hijos, cuánto más tú Padre celestial nos darás tu Espíritu Santo a quienes te lo pidamos.

¡Te pedimos que nos llenes de tu Espíritu Santo para vivir una vida que te agrade, y vencer así toda invitación a pecar y a hacer lo malo. Que con tu gracia y poder sobrenaturales, los niños, jóvenes y adultos digamos NO al alcohol, NO a la droga y NO a la inmoralidad sexual. ¡En tu Nombre Señor Jesús, amén. Lucas 11:9-13.

Pedimos provisión material para cada familia, que cada padre y madre puedan proveer el pan diario a sus hijos, a través de un trabajo digno y bien remunerado; y que cuando llegue el invierno, no teman por su familia, porque tienen ropas abrigadoras. Prov. 31:21.

Declaramos qué en nuestras familias, los hijos honran, respetan y obedecen a su respectivo padre y madre, por lo que les irá bien y vivirán muchos años. Ef. 6.1-3.

Señor, dales a padres y a madres la habilidad para no hacer enojar a sus hijos, ni exasperalos; que sepan educarlos en tu amor, disciplinarlos en tus límites y en la instrucción de tu Palabra. Ef. 6. 4.

Perdona los abusos, golpes, insultos, la violencia intrafamiliar, el rechazo, el abandono, la crítica, la deshonra y cualquier otro pecado de nuestra familia, como el adulterio, el incesto, el alcoholismo, la drogadicción; etc., que nos haya separado o herido. (Pide perdón por tus propios pecados).

Señor, que tu Sangre preciosa nos limpie de todo pecado personal y familiar, y que tu Espíritu Santo nos guíe a pedirnos perdón y a perdonarnos de corazón; a restaurar las relaciones matrimoniales y familiares.

Padre, has volver el corazón de los padres hacia los hijos, y el de los hijos hacia los padres; que se reconcilien y perdonen para salir de la maldición. Mal.4.6.

Señor, todos en mi familia, creemos y nos ponemos de acuerdo con tu Palabra, para amarnos y someternos unos a otros. Ef. 5.21. Ro. 12.10.

Respecto a los maridos, afirmamos que cada uno ama a su esposa, con un amor tan grande e incondicional como el de Cristo por su iglesia; que lo llevó a entregar su vida por ella. Declaramos que cada marido es fiel y lava a su esposa con tu Palabra. Ef. 5.25-29.

Declaramos que cada esposa, honra y se sujeta voluntariamente a su marido, así como al Señor; tal como Cristo es cabeza de la iglesia, y él su Salvador. Ef. 5.22-24.

En el nombre de Jesús, hacemos un alto al divorcio, al rechazo, al desacuerdo, al abandono, al abuso, al maltrato verbal, físico y sexual; al incesto. Decimos NO a la separación entre padres e hijos. Declaramos restauración de relaciones familiares e interpersonales. ¡Espíritu Santo convéncenos de pecado y en tu benignidad, guíanos al arrepentimiento.

Oremos por las familias que tienen graves problemas.

Pedimos tu intervención para detener el deterioro de la familia mexicana. Perdona la distorsión que quiere imponer modelos que jamás estableciste, para el núcleo social más importante de los humanos. 

¡SEÑOR JESÚS, TRAE UN AVIVAMIENTO A NUESTRO MÉXICO!

Categorías: Oraciones