AHORA QUE ESTOY “EN CRISTO”.

Así como el corazón está conformado por endocardio, miocardio y pericarpio, así nuestro ser está compuesto por espíritu, alma y cuerpo, y cada parte le pertenece al Señor Jesús.

Dios espera que le rindamos voluntariamente todo nuestro ser a Cristo, adoptando los beneficios y las responsabilidades de su redención. Si estamos creciendo y madurando en Él, hay que saber quienes somos en Cristo.  El evangelio es “TODO EN CRISTO”, no vivamos otro mensaje.

Colosenses 2. 6-7. Por tanto, de la manera que habéis recibido al Señor Jesucristo, andad en él; 7 arraigados y sobreedificados en él, y confirmados en la fe, así como habéis sido enseñados, abundando en acciones de gracias.

“DECLARA EN VOZ ALTA LO QUE ERES EN CRISTO, LAS VECES QUE SEAN NECESARIAS, HASTA CREERLO Y VIVIRLO”.

“EN CRISTO LO TENGO TODO”.

Es la primera premisa a creer, para fortalecer la fe, crecer y ser transformados a su imagen y semejanza. Creer EN CRISTO nos reta a pasar de la teoría (de la teología) a la manifestación real; a ir de lo legal a la experiencia vital. Revisemos en la Escritura algunas verdades fundamentales de lo que somos en Él, para cimentar nuestra fe.

> ESTOY COMPLETO EN CRISTO > Colosenses 2. 9-10. Porque en él habita corporalmente toda la plenitud de la Deidad, 10 y vosotros estáis completos en él, que es la cabeza de todo principado y potestad. Ef. 5.29-30; 1 Co. 1.30-31.

> EN CRISTO SOY UNA NUEVA PERSONA: 2 Corintios 5. 17. De modo qué si alguno está en Cristo, nueva criatura es; las cosas viejas pasaron; he aquí todas son hechas nuevas. Jn. 3.3; Gá. 6.15.

> SOY UN HIJO / UNA HIJA DE DIOS: Gálatas 3. 26. Pues todos sois hijos de Dios por la fe en Cristo Jesús. Ef.1.5.

> NADA ME SEPARARÁ DEL AMOR DEL PADRE: Romanos 8. 39. Ni lo alto, ni lo profundo, ni ninguna otra cosa creada nos podrá separar del amor de Dios, que es en Cristo Jesús Señor nuestro.

> SOY SALVO, HE SIDO LIBRADO DE LA MUERTE ETERNA: Juan 3. 17-18. Porque no envió Dios a su Hijo al mundo para condenar al mundo, sino para que el mundo sea salvo por él. 18 El que en él cree, no es condenado; pero el que no cree, ya ha sido condenado, porque no ha creído en el nombre del unigénito Hijo de Dios. 2 Tim. 2.10.

> SOY JUSTO, ESTOY ABSUELTO ANTE DIOS: Romanos 3. 24-25. siendo justificados gratuitamente por su gracia, mediante la redención que es en Cristo Jesús, 25 a quien Dios puso como propiciación por medio de la fe en su sangre, para manifestar su justicia, a causa de haber pasado por alto, en su paciencia, los pecados pasados.

> SOY LIBRE DE CONDENACIÓN: Romanos 8. 1. Ahora, pues, ninguna condenación hay para los que están en Cristo Jesús, los que no andan conforme a la carne, sino conforme al Espíritu.

> TENGO LA VIDA AQUÍ Y LA ETERNA: Romanos 6. 23. Porque la paga del pecado es muerte, más la dádiva de Dios es vida eterna en Cristo Jesús Señor nuestro.

1 Juan 5. 11-12. Y este es el testimonio: que Dios nos ha dado vida eterna; y esta vida está en su Hijo. 12 El que tiene al Hijo, tiene la vida; el que no tiene al Hijo de Dios no tiene la vida. Col.1.27.

> YA NO SOY UN PECADOR, SOY UN SANTO: 1 Corintios 1.2. A la iglesia de Dios que está en Corinto, a los santificados en Cristo Jesús, llamados a ser santos con todos los que en cualquier lugar invocan el nombre de nuestro Señor Jesucristo, Señor de ellos y nuestro. Ef. 1.4.

> EL PECADO YA NO ME GOBIERNA: Romanos 8. 2. Porque la ley del Espíritu de vida en Cristo Jesús me ha librado de la ley del pecado y de la muerte.

> ESTOY MUERTO AL PECADO Y VIVO PARA DIOS: Romanos 6. 11. Así también vosotros consideraos muertos al pecado, pero vivos para Dios en Cristo Jesús, Señor nuestro.

> SOY UNO CON CRISTO Y CON LOS HERMANOS: Gálatas 3. 28. Ya no hay judío ni griego; no hay esclavo ni libre; no hay varón ni mujer; porque todos vosotros sois uno en Cristo Jesús.

> SOY PARTE DEL CUERPO DE CRISTO: Romanos 12.5. Así nosotros, siendo muchos, somos un cuerpo en Cristo, y todos miembros los unos de los otros.

> SOY SU HEREDERO: Gálatas 3.29. Y si vosotros sois de Cristo, ciertamente linaje de Abraham sois, y herederos según la promesa. Ef. 3.6.

> YA FUI BENDECIDO CON TODA BENDICIÓN: Efesios 1. 3. Bendito sea el Dios y Padre de nuestro Señor Jesucristo, que nos bendijo con toda bendición espiritual en los lugares celestiales en Cristo.

> TODO LO PUEDO EN ÉL: Filipenses 4. 13, Todo lo puedo en Cristo que me fortalece.

> TENGO PROVISIÓN: Filipenses 4. 19. Mi Dios, pues, suplirá todo lo que os falta conforme a sus riquezas en gloria en Cristo Jesús.

> DOY GRACIAS A DIOS, POR SU FAVOR INMERECIDO: 1 Corintios 1. 4-9. Gracias doy a mi Dios siempre por vosotros, por la gracia de Dios que os fue dada en Cristo Jesús; 5 porque en todas las cosas fuisteis enriquecidos en él, en toda palabra y en toda ciencia; 6 así como el testimonio acerca de Cristo ha sido confirmado en vosotros, 7 de tal manera que nada os falta en ningún don, esperando la manifestación de nuestro Señor Jesucristo; 8 el cual también os confirmará hasta el fin, para que seáis irreprensibles en el día de nuestro Señor Jesucristo. 9 Fiel es Dios, por el cual fuisteis llamados a la comunión con su Hijo Jesucristo nuestro Señor. 2 Tim. 1.9.

> SOY LLAMADO A REALIZAR BUENAS OBRAS: 2 Timoteo 1. 9. Quien nos salvó y llamó con llamamiento santo, no conforme a nuestras obras, sino según el propósito suyo y la gracia que nos fue dada en Cristo Jesús antes de los tiempos de los siglos.  

Efesios 2.10. Porque somos hechura suya, creados en Cristo Jesús para buenas obras, las cuales Dios preparó de antemano para que anduviésemos en ellas.

> SOY SU EMBAJADOR EN LA TIERRA: 2 Corintios 5. 19-20. Qué Dios estaba en Cristo reconciliando consigo al mundo, no tomándoles en cuenta a los hombres sus pecados, y nos encargó a nosotros la palabra de la reconciliación. 20Así que, somos embajadores en nombre de Cristo, como si Dios rogase por medio de nosotros; les rogamos en nombre de Cristo: Reconcíliense con Dios.

> TENGO AUTORIDAD EN SU NOMBRE PARA MANTENER A RAYA AL ENEMIGO: Marcos 16:17-18 (RVR1960) Y estas señales seguirán a los que creen: En mi nombre echarán fuera demonios; hablarán nuevas lenguas; 18 tomarán en las manos serpientes, y si bebieren cosa mortífera, no les hará daño; sobre los enfermos pondrán sus manos, y sanarán.

> CONCLUSIÓN:

Las anteriores no son todas las verdades de lo que somos en Cristo, hay muchas más; así que te animo a hacer tu investigación al respecto.

Reconozcamos que la batalla de la fe se libra de continuo en nuestra alma, es decir en los pensamientos, emociones y voluntad; entre el Espíritu de Verdad y el espíritu de mentira; entre Cristo y satanás. El diablo ya fue vencido irreversiblemente por nuestro Salvador, y tenemos autoridad sobre él, para echarlo fuera de nuestra vida. Nuestra arma ofensiva es el AMOR Y la FE EN LA PALABRA DE DIOS; el arma del diablo es la mentira, el engaño, la ignorancia y el temor.

Nuestra mente ha de ser renovada intencional y regularmente con la verdad de la Palabra, hasta echar raíces en nuestro corazón, (el sitio donde reside la fe). La Palabra de Dios es la sustancia para cambiar la mentalidad, hasta formar nuevos hábitos de pensamiento y acción; para declararla, y hablarla regularmente en voz alta al enemigo o a las circunstancias, tal y como lo hizo nuestro Señor. 

Lucas 4. 3-4. Entonces el diablo le dijo: Si eres Hijo de Dios, di a esta piedra que se convierta en pan. 4 Jesús, respondiéndole, dijo: Escrito está: No sólo de pan vivirá el hombre, sino de toda palabra de Dios.

Derribemos los argumentos que se levantan contra del conocimiento de Dios; y ejercitémonos en pensar vida y no muerte, victoria y no derrota; y llevemos a la acción lo que somos en Él, obedeciendo su Palabra. Fil. 4.8, 9. 2 Co. 10.4.5.   

> ACTIVACIÓN: Declara en voz alta, lo que ERES y tienes EN CRISTO. Ora para ser lleno del conocimiento de su voluntad. Col. 1.9-11.  

CENTRO DE VIDA LOMAS.

Categorías: Oraciones