Jesús vino a la tierra para redimirte, a rescatarte de la muerte en la que nos encontrábamos a causa del pecado de Adán… y del nuestro. Paréntesis: No sé qué tan consciente estés de cuan mortal es el pecado. ¡Es una enfermedad mortal!

Juan 10:10-11 El ladrón no viene sino para hurtar y matar y destruir; yo he venido para qué tengan vida, y para que la tengan en abundancia. 11 Yo soy el buen pastor; el buen pastor su vida da por las ovejas.

El Señor Jesucristo es el Pastor que dio su vida por sus ovejas, es decir por cada uno de nosotros; no importando cuan extraviados o perdidos nos encontrábamos. A Cristo no le importó enfrentar a nuestros enemigos, para rescatarnos y regresarnos a su redil.

Él es el único Salvador y Libertador de todos aquellos que decidimos aceptar su salvación, creyendo en Él.

1 Timoteo 2:5-6 Porque hay un solo Dios, y un solo mediador entre Dios y los hombres, Jesucristo hombre, 6 el cual se dio a sí mismo en rescate por todos, de lo cual se dio testimonio a su debido tiempo.

Nuestra parte en la historia de amor entre Dios y la humanidad, consiste en reconocer que necesitamos a Cristo como nuestro Salvador, tener conciencia de que no podemos sacara adelante la vida en nuestras propias fuerzas, y pedirle que Él lo haga. ¡Jesucristo lo puede todo! Acércate al Señor, cualquiera que sea tu problema y sin importar lo grave que sea.

Salmos 103:3-5 El es quien perdona todas tus iniquidades, El que sana todas tus dolencias; 4 El que rescata del hoyo tu vida, El que te corona de favores y misericordias; 5 El que sacia de bien tu boca de modo que te rejuvenezcas como el águila.

ORACIÓN:

Padre, necesito ser sanado, liberado de la esclavitud al pecado y restaurado a la vida que preparaste para mí. Señor Jesús, tu diste tu vida por mi, para arrancarme de las tinieblas y para perdonar cada uno de mis pecados. Reconozco mis heridas y quebrantos, mis pecados y rebeliones, perdóname, límpiame y hazme la persona que quieres que sea. Libérame de la cárcel donde estoy encerrado a causa de los engaños y mentiras del diablo. Rescátame de la tristeza, la depresión, la desesperación y la pobreza. Saca del hoyo mi vida, te lo pido en el Nombre de Jesús. Amén.

DECLARA EN VOZ ALTA:

Oseas 14 (RVR1960) Vuelve, oh Israel, a Jehová tu Dios; porque por tu pecado has caído. 2 Llevad con vosotros palabras de súplica, y volved a Jehová, y decidle: Quita toda iniquidad, y acepta el bien, y te ofreceremos la ofrenda de nuestros labios. 3 No nos librará el asirio; no montaremos en caballos, ni nunca más diremos a la obra de nuestras manos: Dioses nuestros; porque en ti el huérfano alcanzará misericordia. 4 Yo sanaré su rebelión, los amaré de pura gracia; porque mi ira se apartó de ellos. 5 Yo seré a Israel como rocío; él florecerá como lirio, y extenderá sus raíces como el Líbano. 6 Se extenderán sus ramas, y será su gloria como la del olivo, y perfumará como el Líbano. 7 Volverán y se sentarán bajo su sombra; serán vivificados como trigo, y florecerán como la vid; su olor será como de vino del Líbano. 8 Efraín dirá: ¿Qué más tendré ya con los ídolos? Yo lo oiré, y miraré; yo seré a él como la haya verde; de mí será hallado tu fruto. 9 ¿Quién es sabio para que entienda esto, y prudente para que lo sepa? Porque los caminos de Jehová son rectos, y los justos andarán por ellos; mas los rebeldes caerán en ellos. En el Nombre de Jesús, amén.

Categorías: Transformación